DE NUEVO SOBRE LOS GASTOS EXTRAORDINARIOS EN LAS SENTENCIAS DE DIVORCIOS

      EL  CONCEPTO Y TIPOS DE GASTOS

       El divorcio, que es para la mayoría de las parejas una experiencia dura, desconcertante y con efectos anímicos turbios inmediatos, es el momento de establecer en el  caso de los matrimonios con hijos, todas las medidas pertinentes para que el bienestar y el futuro de los menores no sea perjudicado. Por esto es siempre indispensable pronunciarse el Juez o los mismos cónyuges en el convenio regulador (en el caso de un divorcio de mutuo acuerdo) sobre guarda y custodia, domicilio de los menores, régimen de visitas, pensión alimenticia y gastos extraordinarios.

Hoy nos centramos la atención sobre los gastos extraordinarios, que por una redacción escasa en el convenio regulador o una mala interpretación de las sentencias judiciales, llevan a nuevos pleitos los progenitores, que implican gastos, estrés e implícitamente un mal estar para los hijos menores.

Por lo tanto, un tema tan antiguo y supuestamente claro, sigue levantando ampollas hoy día.

 

Pero empecemos con los gastos en general, que en estos casos son tres:

  • Gastos ordinarios
  • Gastos extraordinarios
  • Gastos voluntarios

Normalmente, los gastos ordinarios quedan comprendidos en la pensión alimenticia y se refieren a los gastos corrientes de los hijos – los del día a día: ropa, comida, alojamiento etc.

       Los gastos voluntarios son aquellas que tanto el padre custodio y el no custodio conceden para el bienestar de sus hijos.

La duda que muchos no tienen resuelta es ¿Dónde empiezan los gastos extraordinarios y dónde se acaban los ordinarios?

Los gastos extraordinarios son aquellos que, siendo necesarios o imprescindibles, son imprevisibles y no periódicos, pero adecuados a la capacidad económica de ambos progenitores.

       Por lo tanto, podemos enumerar como gastos extraordinarios:

  • Los gastos médicos, terapéuticos o farmacéuticos que necesite el hijo y no estén cubiertos por la Seguridad social
  • Los tratamientos terapéuticos, no cubiertos por la Seguridad social que se estimen necesa­rios para la recuperación
  • Los producidos por el cuidado de la salud e higiene bucal y ortodoncia
  • La adquisición de gafas, no cubierta por la Seguridad social
  • Los viajes de estudios cuando se estiman, no sólo aconsejables, sino necesarios
  • La formación universitaria y aún los cursos en el extranjero, oposiciones, masters en el extranjero, doctorados,  y otras similares merecen el calificativo de ordinarios según las circunstancias
  • El gasto de obtención del carné de conducir ha sido considerado totalmente necesario en los tiempos actuales
  • El gasto de las clases y material para el aprendizaje del inglés ha sido considerado extraordinario, en estos tiempos
  • La inscripción en un colegio privado por uno solo de los progenitores, cuando el otro no expresa su disconformidad
  • Las clases de repaso o apoyo si existe necesidad o conve­niencia de tales clases, a la vista del expediente académico del hijo.
  • Las actividades extraescolares si se revelan necesarios o indispensables para el desarrollo integral del menor
  • Las clases de refuerzo vienen a ayudar pero solo en situaciones puntuales, no previstas y especiales
  • Adquirir ordenadores estrictamente para enseñanza.

       A contrario, los gastos ordinarios son los que siendo necesarios, son previsibles y periódicos. Aquí enumeramos:   

  • Los gastos por enseñanza obligatoria, primaria y secundaria, cuotas de colegio y matrícula, o material escolar: previsible y periódico.
  • Los gastos de guardería
  • Las cuotas de la asociación de padres, vestuario, uniforme y ropa deportiva para las actividades de esta índole dentro de la enseñanza reglada
  • La formación profesional del hijo (libros, material para realizarlo, uniformes y transportes) y los  cursos de idiomas o clases particulares previsibles y periódicas
  • Los gastos por transporte y comedor escolares
  • Las actividades extraescolares si ya tenían lugar cuando se pactó o estableció la pensión o en tal momento era previsible su deven­go
  • Los gastos por matrícula y formación universitaria son en principio  ordinarios, pero han de tenerse en cuenta las peculiaridades del caso
  • Cuidador y canguro
  • Seguro escolar
  • Seguro medico
  • Comedor escolar
  • Excursiones escolares

EL CONCEPTO LEGAL Y LA  JURISPRUDENCIA ESPAÑOLA

          Sobre este tipo de gastos no existe una normativa concreta, pero la doctrina y la jurisprudencia española han dejado claro este aspecto en decenas de artículos y cientos de sentencias. Por lo tanto, hoy podemos dejar clara la deferencia entre los concepto de gastos ordinarios y de gastos extraordinarios.

¿Qué dicen los Tribunales españoles referentes a los gastos extraordinarios?

          Tribunal Supremo (Sala de lo Civil, Sección 1ª) Sentencia núm. 500/2017 de 13 septiembre. Esta sentencia viene a reiterar una doctrina jurisprudencial consolidada que considera a los gastos escolares ( uniformes, libros, material escolar) incluidos dentro de dicha pensión de alimentos ya que son gastos ordinarios, por ser previsibles y periódicos

         “1.- Se ha venido sosteniendo por la común opinión doctrinal que los denominados «gastos escolares» tienen naturaleza de gastos ordinarios, por ser previsibles y periódicos, y, de ahí, que hayan de incluirse en la pensión alimenticia, si bien con diferentes opiniones respecto de los gastos que la unidad familiar ha de acometer cada primero de curso relacionados con la matrícula, libros, material escolar, uniforme y ropa de temporada para los hijos comunes habidos en el matrimonio.

           2.- La sala, en la sentencia 579/2014, de 15 de octubre, citada por la recurrente, sentó doctrina al respecto en los siguientes términos:

            1. Los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porque se producen cada año son, como los demás gastos propios de los alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.

           2. La consecuencia es obvia: son gastos que deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes.

           3. Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.»

         La anterior doctrina vino a ser aplicada por la sentencia 557/2016, de 21 de septiembre , que en aplicación de ella, declaró que «los gastos escolares deben entenderse como ordinarios e integrados en el concepto de alimentos, por lo que a la hora de computar éstos los operadores jurídicos deberán tener en cuenta el prorrateo de los gastos de inicio del curso escolar».

          Tribunal Supremo (Sala de lo Civil, Sección 1ª) Sentencia núm. 579/2014 de 15 de octubre

“1. Los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porque se producen cada año son, como los demás gastos propios de los  alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.

2. La consecuencia es obvia: son gastos que deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes.

3. Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.”

Si considera que le  podemos ayudar, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho mediante una consulta en línea (http://credisabogados.es/consultas-en-linea) o llamando al teléfono 642.344.000

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: